lunes, 25 de junio de 2012

Importar productos de China


YA NO ES el trabajo de fin de semana en la tienda del tío o como promotora en algún mall. Los jóvenes parecen haber descubierto una forma menos sacrificada para conseguir plata extra. Ahora, lo que está de moda es la importación, y directamente desde China. Andrés lo descubrió durante una junta de su curso. Hacía tiempo que buscaba una forma de ganar dinero mientras estudiaba y había escuchado de amigos que compraban en el extranjero y luego revendían en sus grupos cercanos. Pero fue en esa reunión donde le contaron el dato que resultaría esencial para su primer y próspero negocio: Dealextreme.
Free Shipping es el concepto clave de este negocio. Basta reunir un pequeño capital e ingresar a este sitio web para traer desde el lejano oriente de todo: ropa, teléfonos, linternas, accesorios para el auto, juguetes o hobbies, videojuegos, cargadores de Ipod, audífonos, llaveros, pendrives, accesorios para notebooks o celulares... lo que se le ocurra. Sin costos de envío y entregado a domicilio al cabo de un mes. El mínimo para importar es de 10 unidades.
Andrés se asoció con su primo Vicente, un estudiante de Derecho que andaba en las mismas. Compraron FM transmiter, un dispositivo que se conecta a la radio del auto y sirve para escuchar música a través de un mp3. Cada uno lo vendieron a ocho mil pesos. Fue un éxito: casi triplicaron su inversión. Vicente reconoce que se corren riesgos con estas compras, como que los artículos no sean los que se esperaban o que el envío se atrase. "Nosotros hemos tenido suerte, sólo lo hemos hecho dos veces y encargamos pocas cosas, pero vendimos todo. Además, en cualquier caso, es mejor fracasar ahora que después", dice.
"Nadie se imagina que importar desde China no tiene costo", dice Francisca (23), estudiante de diseño gráfico, a quien también le llamó la atención esta forma de juntar algo de dinero. Cuenta que estaba buscando nuevas tendencias de diseño por internet y de pronto, por azar, llegó a una página china que vendía cosas y las enviaba por encomienda. Hasta ese momento trabajaba como promotora y con eso había juntado dinero que ahora podía invertir. Su última adquisición por esta vía fueron los guateros electrónicos, que este invierno vendió a cinco mil pesos y que, considerando las bajas temperaturas de este año en la capital, se vendieron como pan caliente.El "boca a boca" es el canal más usado para promocionar el negocio, aunque Facebook y Twitter ayudan bastante. A Francisca lo que más le gustó -aparte de ganar dinero (ya cambió de auto)- es que lo hace sin jefes ni horarios. Una características que, según la última Encuesta Nacional de la Juventud, comparte el 11% de los jóvenes que trabaja.
Nadim (21) fue más creativo con su inversión. Por medio de un tío que suele viajar a China se enteró de un lugar que fabrica pendrives temáticos. Como buen estudiante de Odontología, encargó algunos con formas de muela, de dentistas, de cepillos de dientes, y otros tantos por el estilo, que vende a siete mil o nueve mil pesos, según su capacidad de almacenamiento. "Que identifiquen a su dueño", ese fue su lema, y ahora tiene su propio proveedor. Partió con una inversión de 50 mil pesos. Hace un tiempo trajo 250 pendrives con forma de botella de vino para un evento en una Viña.

Amazon