sábado, 18 de mayo de 2013

Cómo desintoxicar tus finanzas

Aprende a no dejar ir tan fácil tus billetes.Para poner en orden tus asuntos monetarios, es muy importante deshacerse de viejos hábitos perjudiciales, deshacerte cualquier fuga de dinero que tengas, o de cualquier cosa que te esté exigiendo económicamente, para que puedas avanzar a una situación financiera segura. Los siguientes pasos te ayudarán a planear una desintoxicación de tus finanzas, y empezar a caminar en la dirección correcta.
 

Pasos

  1. Pon en orden tus créditos y deshazte de las deudas de inmediato.
    • Revisa tus reportes crediticios en la agencia privada que corresponda a tu país (la norma general es que cada persona tiene derecho a un reporte de crédito gratuito cada año).
    • Ten el control de tu tarjeta de crédito, en lugar de que ella te controle a ti. Aunque los bancos te dan un límite alto para realizar compras, ellos esperan que te endeudes: tú debes gastar sólo conforme a tu presupuesto real y no vivir ilusoriamente sobrecargando tus tarjetas.
    • Si tienes problemas para pagar una deuda, habla con un asesor financiero de inmediato. Intenta renegociar en plazos que puedas pagar, y NO contraigas más deudas hasta que soluciones por completo la actual. No ignores el problema porque sólo se hará más grande.
    • Evita las tarjetas de crédito de tiendas departamentales: tienen las tasas de interés más altas y engañosas, y te obligan a comprar en un solo lugar aunque éste suba sus precios.
  2. Pon en orden tus ahorros y seguros contratados.
    • Consigue una cuenta de ahorros que te ofrezca un nivel decente de intereses a favor. Determina cuánto puedes destinar de tu gasto mensual a la cuenta de ahorros, y fija esa cantidad como tu ahorro mínimo de cada mes.
    • Date cuenta de que meter tu dinero a una cuenta de ahorros con un interés más bajo puede no ser la estrategia más útil para tus recursos. Piensa bien si esa cantidad extra quizá puede ser más útil empleada en pagos adelantados de un crédito, para disminuir tu deuda cada mes.
    • Invierte en ti mismo. Consigue un buen seguro de vida. Aunque parece que no puedas apartar una cantidad mensual para este rubro, piensa que podría solucionar la vida de tu familia si llegas a faltar.
  3. Involúcrate de lleno en tus finanzas.
    • Piensa a dónde va tu dinero, y cómo se desenvuelve. No sólo dejes que las cosas “fluyan”; un ahorro exitoso y un pago puntual de deudas requiere de una activa participación de tu parte.
    • Fija un tiempo semanal para la revisión de tus finanzas. 20 minutos cada domingo pueden hacer la diferencia para evitar problemas de dinero a largo plazo.
  4.   El fraude se comete con mayor facilidad cada díaCuídate de los embaucadores y presta atención a las cosas que te pueden proteger de los fraudes:
    • Destruye tus recibos y Estados de Cuenta que ya no necesites;
    • Conserva los recibos que sí necesites para corroborar en el Estado de Cuenta de tus tarjetas que los cargos sean correctos.
    • ¿No te dan ganas de compartir todo con ellos?Nunca des información personal ni financiera a través del teléfono, y mucho menos a través de tu correo electrónico.
    • Domicilia tu correspondencia de inmediato a tu nueva dirección cuando cambies de casa. Ya sea en las manos de los nuevos habitantes del lugar en que vivías, o en el bote de la basura, tu correspondencia no entregada puede ser usada por muchas personas con los peores fines.
    • Revisa tus reportes de crédito con una frecuencia aceptable.
    • Recuerda que si una oportunidad financiera suena demasiado buena para ser verdad, probablemente no lo sea. Infórmate y consulta con todas las personas que puedas antes de invertir tu dinero en proyectos poco seguros.
  5. Lleva un registro de tus gastos.
    • Haz un registro para identificar a dónde va a parar tu dinero; esto te ayudará a saber qué gastos son realmente necesarios y cuáles son superfluos. Puedes hacerlo siguiendo algunos de estos consejos:
    • Guarda tus recibos (al menos hasta que hayas registrado el gasto que contienen).
    • Lleva contigo una libreta cuando realices compras cuyo precio debes anotar en el momento para no olvidar.
  6. Piensa antes de comprar.
    • Ahorra primero, compra después. Adquirir un producto a crédito puede llevarte a pagar el doble, o más, de su precio original después de cubrir los intereses de todas las mensualidades. Si vas a realizar una compra grande, es preferible hacer primero una cuenta de ahorro específica para esa compra.
    • Evita las compras por impulso. Nada es tan indispensable ni tan atractivo como parece.
    • No compres productos de una marca sólo porque estás acostumbrado a ella. Con la tecnología de hoy la competencia es amplia y puedes informarte para saber cuál oferta de producto te conviene más.
    • Aprende a regatear y no te avergüences al respecto: es una manera muy válida de ahorrar dinero.
  7. Encárgate de tu espacio doméstico.
    • Deshazte de las cosas que ya no usas o que no ya no quieres: puedes intentar venderlas, aunque donarlas también es una opción muy satisfactoria.
    • Revisa tu consumo de energía eléctrica. Puedes cambiar a un sistema de calentamiento de agua más eficiente, a focos más ahorradores, y desconectar los aparatos cuando no los usas.
  8. Toma el control de tus ingresos.
    • Aprende a tener el sueldo que mereces. Investiga los ingresos de otras personas con empleos similares para saber qué tan bien pagado estás, e intenta obtener un aumento si tu sueldo no es lo que debería ser.
    • Aumenta tu valor como “marca”: distínguete en tu trabajo para averiguar de qué manera puedes ser mejor visto por tus jefes y compañeros.
  9. Aprende a estar en equilibrio en todos los aspectos de tu vida. La ausencia de calma puede llevarte a tomar malas decisiones financieras.
  10. Habla con tus hijos acerca de la crisis económica. No pienses que por ser pequeños no deberían tener una visión general de los problemas en el mundo; pueden desarrollar malos hábitos que continuarán afectándolos muchos años después de haber crecido.
  11.  

Consejos

  • Evita los impulsos y los caprichos. Compra lo que necesites sólo cuando lo necesites.
  • Si tienes demasiadas deudas en diferentes frentes de tu vida, puedes considerar hablar con un especialista en finanzas para declararte en bancarrota.
  •  

Advertencias

  • Muchas empresas te ofrecerán dar reportes de crédito y orientación gratuita, pero buscarán cobrarte después de la cortesía inicial; además, su información puede no venir directamente del buró de crédito autorizado en tu localidad.
  • Aléjate de las compañías que ofrecen solucionar tus créditos negativos, recortar tu deuda o borrar tu historial crediticio por completo. Se trata sin excepción de fraudes que limpiarán tus reportes de créditos temporalmente para cobrar sus servicios y permitir después que tu deuda real vuelva a desaparecer: ¡nadie la va a eliminar por arte de magia!
  • Los burós de crédito oficiales no revenden la información a agencias externas. Asegúrate de consultar tus reportes con el buró de crédito oficial en tu región.
  • Ninguna de las ofertas para ayudar con tus reportes de crédito a cambio de un pago tienen información directa de los burós de crédito.

Amazon